La investigación y comprensión de los fenómenos eléctricos, así como el control  de la producción, distribución y aplicaciones de la energía eléctrica, exigen la medición de las magnitudes que intervienen en todos los procesos de origen eléctrico.